Archivo de la categoría: personal especializado

Artículo de Aurora Gil Bohórquez “Bibliotecas escolares: una cuestión sin resolver” en La Verdad

Un buen texto, tranquilo pero contundente. Espero que tomen nota en Consejería y Ministerio, porque en este y otros artículos se ve un camino: bibliotecarios escolares + hacer de la biblioteca un departamento escolar.

Adorno sobre la lectura

Viernes 7 de diciembre de 2007, páginas de opinión de “La verdad”.

http://www.laverdad.es/murcia/20071207/opinion/bibliotecas-escolares-cuestion-resolver-20071207.html

Extracto algunos párrafos.

Y es que la mayoría de las bibliotecas escolares sufre de soledad, una soledad persistente, casi endémica, inconcebible si de verdad se cree en el poder redentor de los libros y la lectura. Muchas bibliotecas escolares son islas solitarias, casi un paréntesis en la vida diaria de los centros: un lugar donde se almacenan libros antiguos y donde se envían a los alumnos castigados para que reflexionen, rodeados de cadáveres polvorientos -los libros también mueren, sobre todo si no se leen- y alejados del mundanal ruido de aulas, patios, pasillos, laboratorios y cantina.
[…]

Adorno sobre la lectura

Existe un desamparo administrativo desde hace décadas, que se ha ido perpetuando en las sucesivas reformas educativas

[…]

volvemos a encontrarnos con un agujero negro: no se contempla por ningún lado la figura de un bibliotecario que se ocupe de las tareas propias y técnicas de organización de una biblioteca. Biblioteca, sí. Bibliotecario, no. ¿Cómo se entiende? Se resuelve la papeleta con un parche a todas luces raquítico, asignando una hora lectiva semanal a un profesor, el coordinador. Sí, han leído bien: una hora lectiva a la semana, una concesión generosa sin límites que puede dar idea del valor que se le asigna a esta función. Ni más retribuciones, ni más méritos, ni más nada.

[…]

Y así las cosas, es un hecho casi milagroso que aparezcan algunos Robinsones Crusoe en los centros, tenaces y atrevidos, que deciden transformar esta silenciosa isla cementerio, apartada de cualquier ruta habitual de los alumnos, y convertirla en una auténtica y dinámica biblioteca. Hay que tener valor.

[…]

Y sí, hay voluntad en la administración para que cambie el panorama; y hay programas educativos que asesoran a los profesores -que no son técnicos en estas cuestiones de biblioteconomía y documentación-; hay cursos de formación, y hay dotaciones económicas específicas y extraordinarias para la mejora de las bibliotecas escolares. Pero aún no se ha llegado al fondo de la cuestión. Y queda lo fundamental por resolver.

Nota: El artículo comienza recordando uno anterior llamado “La soledad de las bibliotecas escolares”. Lo hemos enlazado, ahora que el archivo de El País está accesible. Es de Octubre de 2005.

Tardes, padres y biblioteca

Hola a todos.

En el Colegio Mariano Aroca estamos este año dando los primeros tímidos pasos para intentar hacer la proeza de abrir la biblioteca del colegio una tarde un par de horas, con padres voluntarios. Además estamos viendo cómo ayudar a la profesora responsable a desatascar la catalogación y mantenimiento de la biblioteca.

El proyecto inicial es algo así:

Colegio Mariano ArocaColegio Mariano ArocaUn grupo voluntario de padres, en coordinación con la profesora responsable de la biblioteca escolar, abre la Biblioteca los martes de 3 a 6, y la usa como lugar para:

  • Servicio de préstamo.

  • Espacio para hacer los deberes con un apoyo informal de adultos.

  • Compartir impresiones y conocer a otros padres.

Quizá hasta intentemos pedir al Ayuntamiento una Subvención como si fuera una Escuela de Padres.

2 OBJETIVOS:

  • Prestar el servicio de Biblioteca Escolar en horario de tarde.
  • Mejorar la relación y comunicación entre padres, creando un espacio y un tiempo donde poder conocerse. 

PARA EMPEZAR:

Para comenzar hace falta:

  •  Sintonizar bien con la responsable de la biblioteca y la dirección.
  •  4 padres o abuelos que inicien el voluntariado.

CÓMO ORGANIZARSE:·

  • La profesora responsable de Biblioteca Escolar nos enseña a hacer funcionar la biblioteca y prestar libros.
  • Canalizar donaciones de libros y juegos de mesa.
  • Buscar financiación para organizar alguna actividad de animación y dinamización lectora.
  • Canalizar en un futuro, un “Aula de tarde” en la Biblioteca, dentro de las actividades extraescolares.
  • Empezar a usar el espacio de la biblioteca como lugar de encuentro de padres y madres que trabajan, incluso como local del Ampa.
  • Tratar de buscar recursos en Ayuntamiento o Consejería para contratar una persona que de ese servicio y ampliar los días según los recursos.

Incluso, haciendo cálculos, consiguiendo una cuota de 100 familias x 5 euros/mes podríamos buscar a alguien, para que apoyase de un modo paraprofesional. Aunque en realidad nos gustaría que Educación o Ayuntamiento tuvieran flexibilidad para afrontar esto e ir creando una cierta figura de bibliotecario de apoyo a los profesores.